Seguros de Alquiler en España

El seguro de impago de alquiler está ganando terreno en España día a día y a grandes pasos. Es la mejor opción, sobre todo, para quienes desean alquilar una vivienda y no pueden conseguir un aval bancario.

Casi el 20% de los contratos de alquiler en España cuentan con un seguro de impago. Aseguradoras como Mapfre, Mútua Madrileña y Catalana Occidente entre otras, ofrecen este tipo de pólizas cuya cobertura garantiza al propietario del inmueble el cobro del alquiler y lo protege ante otros imprevistos.

Compativa De empresas de Seguros de Alquiler en España

 

Avales Bancarios para Alquilar

En España, más del 23% de la población vive en propiedades alquiladas, muy por debajo de la media europea que llega al 40%. La situación económica de los últimos años, si bien tiende a resolverse, hace cada vez más difícil cumplir el sueño de la casa propia. Los bancos y los grandes brokers inmobiliarios acaparan gran cantidad de viviendas que ponen en alquiler.

Uno de los requisitos que se piden habitualmente en España al alquilar una vivienda o local comercial es que el inquilino aporte una garantía. Esta garantía es adicional a la fianza o depósito que se pide para cubrir roturas o faltantes, y se solicita con el fin de proteger al propietario de la vivienda de los posibles impagos del alquiler que puedan generarse durante la vigencia del contrato.

Esta garantía de alquiler en la mayoría de los casos se materializa mediante un aval bancario o bien mediante un depósito que se pone a disposición del propietario por si surge un impago.

Los problemas del aval bancario

Lo más común hasta hace unos años era que el dueño de la vivienda que se quiere alquilar pida una garantía en forma de aval bancario. Esto ocurría sobre todo si el propietario de la vivienda era un banco, cosa muy normal, por lo que el aval debía depositarse en la misma entidad.

El aval bancario puede ser con o sin pignoración, es decir, poniendo en prenda el capital del aval o no. Si es sin pignoración (o sin prenda) el banco nos avala ante el propietario y es quien responde si hay algún inconveniente en los pagos. Si el aval es con pignoración debemos depositar la suma del aval en una cuenta bancaria y que quede inmovilizada.

El importe del aval dependerá del contrato ofrecido por el banco y de lo que el propietario exija, por lo general es como mínimo el equivalente a 6 meses de alquiler. Si el aval es pignorado es “a primer requerimiento”, es decir que el propietario puede disponer casi de inmediato de ese dinero en caso de impago.

Este sistema de avales bancarios tiene un problema evidente para el arrendatario: hay que contar con todo el dinero para depositarlo en una cuenta y tener ese capital inmovilizado durante la vigencia del contrato no pudiendo disponer de él.

Una vez terminado el plazo del contrato no se dispone de ese dinero en forma inmediata. Antes de liberarnos el dinero el banco verifica que no hayamos dejado deudas de servicios impagos y que hayamos devuelto la propiedad en buenas condiciones.

Seguros de impago de alquiler

Si bien hasta ahora la opción más utilizada por los propietarios para protegerse de impagos eran los avales bancarios, este requerimiento está tendiendo a desaparecer con la irrupción en el mercado de los Seguros de Impago de Alquiler.

¿Qué es un seguro de alquiler?

Un seguro de alquiler es una póliza de seguro que tiene el propósito de proteger los pagos mensuales por el alquiler de una propiedad, vivienda o local comercial.

Las ventajas de este producto frente a los avales bancarios son varios, tanto para el arrendatario como para el arrendador.

Las ventajas para el arrendatario o inquilino son las siguientes:

  • Ya no es necesario consignar y dejar inmovilizados en una cuenta bancaria los fondos del aval, que suelen equivaler a 6 meses de renta.
  • Mientras el aval solo cubre el impago de alquiler, el seguro incluye más coberturas, como gastos de defensa jurídica y gastos de reparaciones en la vivienda.
  • Mientras que el aval cubre el impago del alquiler durante 6 meses, el suguro puede extender esa cobertura hasta 18 meses.

Por el lado del locador o propietario, las ventajas también son evidentes:

  • Si bien el propietario es el beneficiario de la póliza, es el inquilino quien afronta los gastos del seguro.
  • La vigencia del seguro puede ser de hasta 18 meses, el triple que en el caso de los avales bancarios.
  • La compañía de seguros hace estudios de viabilidad del inquilino por lo que disminuye el riesgo de morosidad.
  • El seguro de alquiler es un gasto deducible hasta un 100% en la declaración de la renta , por lo que obtendrá ventajas fiscales.
  • Estos seguros pueden cubrir también contra vandalismo o el robo de electrodomésticos causados por el inquilino.

Precio del seguro de impago de alquiler

Cuánto cuesta contratar un seguro de alquiler y quien lo paga es la pregunta que todo inquilino se hace al comenzar los trámites de alquiler. El valor del seguro dependerá de la compañía y de los riesgos cubiertos. A grandes rasgos podemos decirte que el precio ronda entre el 3% y el 7% del total anual del alquiler.

La diferencia de precio radica en la cobertura ofrecida, por eso es importante leer bien el contrato y quitarse todas las dudas antes de contratar el seguro. La famosa letra chica nos puede traer problemas si firmamos el contrato sin leerlo.

Como en la mayoría de los casos quien paga las cuotas del seguro es el inquilino pero el beneficiario siempre es el propietario de la vivienda, suele ser un punto de desacuerdo la cobertura y la aseguradora a elegir, ya que el inquilino preferirá contratar el seguro de impago más barato y el propietario exigirá uno que le asegure mejores beneficios. Esto se resuelve a favor del propietario ya que en definitiva es quien tiene la última palabra.

La “letra chica” de los seguros de Alquiler

Como con todo contrato que se firma, es de suma importancia leer bien las clausulas y preguntar y sacarse todas las dudas antes de poner nuestra firma. En este tipo de seguros, sobre todo en los más económicos, es probable que existan períodos de carencia o exclusiones de cobertura.

En especial se debe estar atento a cláusulas que incluyan lo siguiente:

  • Plazos de carencia, donde el propietario sólo puede hacer un reclamo si la carencia está vencida. Suele ser de uno a 3 meses.
  • Cobro sólo luego de haber ganado finalizado el proceso de desahucio.
  • Cláusulas de insolvencia del inquilino
  • Estudios de solvencia del inquilino
  • Mínimo Litigoso: Es el importe mínimo sobre el cual se puede iniciar un reclamo. Lo normal es entre 150 y 200 euros

Nos interesan muchos sus opiniones sobre los seguros de impago de alquileres en España, deja la tuya:

Deja un comentario